Ordenanza Tipo regulatoria de las Libretas y Certificados Sanitarios


LIBRETAS SANITARIAS

Se denomina Medicina Preventiva a la modalidad de la ciencia médica, en la cual se realizan regularmente acciones de prevención sobre la población y el medio.
Su objetivo es la prevención de las enfermedades a lo largo de la vida, para lo cual hace hincapié en la consideración de los factores de riesgo habituales y los problemas comunes de salud.

Destacados profesionales la consideran como una de las grandes especialidades médicas que tendrá particular relevancia en la 3ª centuria e incluso una parte de ella (diagnóstico temprano y prevención de determinadas enfermedades mediante reglas de higiene general y alimentaria y más específicamente mediante recursos técnicos, como el caso de las vacunas) forma parte de la medicina asistencial, y hasta tiene nombre: medicina comunitaria.

Es en este ámbito que consideramos necesario avanzar, en la homogenización de las normas legales que regulan aspectos determinados de esta modalidad de la ciencia médica, y en particular en la jerarquizacion que debe otorgársele a la documentación emanada de las autoridades sanitarias.

En este sentido, el documento cuya emisión realiza el municipio a través del pago de la tasa establecida en la Ordenanza Impositiva vigente, bajo la designación de libreta sanitaria, no cumple con los recaudos legales establecidos en el Código Alimentario Argentino (Ley 18.284) cuya aplicación corresponde a los municipios conforme lo establece el Sistema Nacional de Control de Alimentos (Art. 16, Dec.815/99) ni con las normas provinciales aplicables a la materia.

Antecedentes históricos

El 3 de octubre de 1967 se publica en el Boletín Oficial de la Provincia de Buenos Aires la Ley 7315. Dicho cuerpo normativo, aun vigente, tenia por objeto el “preservar la seguridad, salubridad e higiene de la población y el personal de todos los establecimientos comerciales que se radican en la provincia”.
Por lo dicho, en relación al personal de los establecimientos, prescribía que deberían contar –entre otras cosas- con “certificaciones sanitarias” (Art. 4º).
La ley 7315/67 fue reglamentada por el Decreto 1123/73 que en la parte pertinente dispuso lo siguiente: “Art. 19. En los establecimientos comprendidos en la Ley 7315 se exigirá a todas las personas que trabajen en ellos, certificados actualizados de salud extendidos por medico oficial (provincial, municipal, nacional) en el que conste habérsele realizado por lo menos un examen clínico completo y radiografía de tórax.”
Art. 20: En aquellos establecimientos donde su personal tenga contacto con el publico o trabaje en la elaboración y/o expendio de alimentos, el certificado de salud a que alude el articulo anterior, deberá incluir estudio serológico para sífilis, brucelosis y tifoidea por lo menos y se renovara cada tres meses.”
En el año 1969 se dicto la ley nacional 18.284 que puso en vigencia el Código Alimentario Argentino, con ámbito de validez territorial para toda la republica.
Al dictarse esta norma, los municipios (excepto el de la ciudad de Bs.As.) a quienes aun no se les había reconocido constitucionalmente su carácter autónomo (Arts. 5 y 123 C.N.), no fueron incluidos como autoridad de aplicación de este nuevo código de fondo.
No obstante, con el cambio de criterio jurisprudencial operado en la Corte Suprema de Justicia de la Nación en 1989 (Fallo Rivademar) y la necesidad de contar con instituciones hasta entonces inexistentes, al crearse el Sistema Nacional de Control de Alimentos, se otorgo a los Municipios el carácter de autoridad de aplicación de esta norma (Art. 16 Decreto 815/99).
En el año 2000 por Resolución Conjunta SPyRS y SAGPA N° 029 y N° 171, se plasma la modificación del Art. 21, estableciéndose el régimen de Libreta Sanitaria Nacional Única para todo el país, quedando redactado el artículo 21 de la siguiente manera:
" A) El Personal de fábricas y comercios de alimentación, cualquiera fuese su índole o categoría, a los efectos de su admisión y permanencia en los mismos, debe estar provisto de Libreta Sanitaria Nacional Única expedida por la Autoridad Sanitaria Competente y con validez en todo el territorio nacional. Las Autoridades Bromatológicas Provinciales implementarán dentro de su jurisdicción el sistema de otorgamiento de las Libretas Sanitarias en un todo de acuerdo al modelo que establece la Autoridad Sanitaria Nacional.
B) La libreta sanitaria tendrá vigencia por un plazo de un (1) año.
C) A los efectos de la obtención de la Libreta Sanitaria el solicitante deberá someterse a los siguientes análisis rutinarios:
1) Examen clínico completo haciendo especial hincapié en enfermedades
infectocontagiosas, patologías dermatológicas y patologías bucofaríngeas.
2) Radiografía de tórax;
3) Hemograma completo y enzimas hepáticas;
4) Análisis físico-químico de orina;
5) Ensayo de VDRL;
Para la renovación de la libreta sanitaria el solicitante deberá someterse nuevamente a los mencionados exámenes.
A los fines de la obtención de la Libreta Sanitaria se aceptarán los exámenes realizados a los operarios en cumplimiento de las obligaciones impuestas por las Leyes N° 19587 y su decreto reglamentario N° 351/79 y Ley N° 24557.
D) (Res Conj. 195 y 1019, 04.12.01) La Dirección de la empresa, de acuerdo a lo establecido en la Resolución Nro 587/97 (MSyAS) que ha incorporado al Código Alimentario Argentino, la Resolución GMC 80/96, deberá, dentro del plazo de 1 (UNO) año, contado a partir del momento en que las personas obtengan la Libreta Sanitaria, efectuar la capacitación primaria del personal involucrado en la manipulación
de alimentos, materias primas, utensilios y equipos a través de un curso instructivo. El mismo deberá contar como mínimo con los conocimientos de enfermedades trasmitidas por alimentos, conocimientos de medidas higiénico-sanitarias básicas para la manipulación correcta de alimentos, criterios y concientización del riesgo involucrado en el manejo de las materias primas, aditivos, ingredientes, envases, utensilios y equipos durante el proceso de elaboración.
Los cursos podrán ser dictados por capacitadores de entidades Oficiales, Privadas o los de las empresas. El contenido de los cursos y los capacitadores deberán ser reconocidos por la Autoridad Sanitaria Jurisdiccional.
La constancia de participación y evaluación del curso será obligatoria para proceder a la primera renovación anual de la Libreta Sanitaria.
E) La responsabilidad de que el manipulador cumplimente en forma adecuada el trámite para la obtención de la libreta sanitaria es del empleador.
El personal que presente heridas infectadas, llagas, úlceras o cualquier dolencia o enfermedad transmisible por los alimentos (en especial diarrea), no deberá trabajar en ningún departamento de una fábrica o comercio de alimentos cuando exista posibilidad de que pueda contaminar los alimentos y/o los materiales que hayan de estar en contacto con los mismos, con organismos patógenos o toxicogénicos. Será el empleador el responsable de que el empleado no retorne a su ocupación habitual hasta tanto desaparezcan las causas que motivaron tal separación.
Las libretas sanitarias deberán tenerse en depósito en la administración del establecimiento para su exhibición a las autoridades sanitarias, cuando éstas así lo soliciten, con excepción de los empleados que trabajan fuera de los establecimientos quienes deberán llevarlas consigo; sin perjuicio que el empleador es depositario de dichas libretas.
La Libreta Sanitaria Nacional podrá ser requerida por la Autoridad Sanitaria toda vez que lo considere necesario, en virtud de lo estipulado en la Ley N° 18284.
En caso de robo, deterioro o pérdida de la libreta, deberá solicitarse un nuevo ejemplar de la misma dentro de un plazo de siete días hábiles, previa presentación de la denuncia policial pertinente.
La Libreta Sanitaria Nacional Única deberá contener los siguientes datos mínimos:
A• fotografía tamaño carnet actualizada;
B• datos filiatorios del titular: nombre, apellido, domicilio, tipo y número de documento;
C• espacio reservado para asentar las renovaciones, donde se indicará la fecha de vencimiento y autoridad que expida el estado APTO;
D• espacio reservado para dejar constancia de vacunaciones obligatorias y
E• espacio reservado para eventuales inhabilitaciones temporarias para manipular alimentos y motivo diagnosticado de las mismas (citando la/s pruebas diagnósticas confirmatorias);
El requisito a que hace alusión el inciso D anterior (vacunas obligatorias) ha sido reglamentado a nivel nacional mediante la Ley 22909 (B.O. 15/9/83) y en la provincia mediante la ley 10393, siendo las vacunas obligatorias en el ámbito provincial las descritas en el artículo 2 de esta norma, y en su articulo 8 dispone que: Las autoridades sanitarias registraran las dosis aplicadas de vacunas a cada persona en su Libreta Sanitaria….”
A mayor abundamiento los municipios, en concordancia en parte con algunas de las disposiciones citadas han reglamentado en muchos casos la extensión de libretas sanitarias, como parte de su función reglamentaria reconocida por el artículo 27, inciso 10 de la Ley Orgánica de las Municipalidades (Dcto. 6769/58), que dispone que corresponde a la función deliberativa municipal, reglamentar: “La elaboración, transporte, expendio y consumo de materias o artículos alimentarios, exigiendo el cumplimiento de las condiciones higiénico-sanitarias, bromatológicas y de identificación comercial que establezcan las normas de aplicación, así como también el certificado de buena salud de las personas que intervengan en dichos procesos.”
Por lo expuesto queda claro que existen en la actualidad al menos dos tipo de documentos de carácter sanitario que corresponde confeccionar y emitir a los municipios de la provincia.
Por una parte la Libreta Sanitaria Nacional Única Ley 18.284, la que deberá extenderse según el modelo aprobado por la autoridad sanitaria nacional y que forma parte del anexo modificatorio del articulo 21 y por otra el Certificado Sanitario de la ley provincial Ley 7315 y su Decreto Reglamentario 1123/73.
El primer documento solo es exigible para el personal de fábricas y comercios de alimentación, cualquiera fuese su índole o categoría (Ley 18284), mientras que el segundo es obligatorio para el personal de todos los establecimientos comerciales radicados o que se radiquen en el territorio de la Provincia (Ley 7315).
Por lo expuesto entendemos que corresponde reglamentar para el ámbito de esta municipalidad el régimen legal aplicable a los documentos de carácter sanitario que favorecen el control de la medicina preventiva, armonizando las leyes nacionales y provinciales en el marco del federalismo de concertación que demandan los presentes tiempos y ello de acuerdo al siguiente:

PROYECTO DE ORDENANZA

ARTICULO 1: El Departamento Ejecutivo extenderá, con las formalidades y recaudos establecidos en el Código Alimentario Argentino (Art. 21) la Libreta Sanitaria Nacional Única a todo el personal de fábricas y comercios de alimentación, cualquiera fuese su índole o categoría.
El Departamento Ejecutivo llevará constancia registral de la expedicion de dicho documento sanitario y previo a su renovación deberá exigir el cumplimiento del Curso de Manipuladores de Alimentos a todos los obligados a ello, conforme la reglamentación que a tal efecto se dicte.
ARTICULO 2: Toda persona física que, con motivo del ejercicio por cuenta propia o en relación de dependencia de actividades comerciales o civiles sujetas a control municipal, no comprendidas en el ámbito de la producción, comercialización o transporte de alimentos, tenga contacto directo en forma habitual continua o discontinua con el publico, deberá poseer Certificado Sanitario, que será extendido por el Departamento Ejecutivo con las formalidades y recaudos establecidos en esta ordenanza.
ARTICULO 3: A los efectos del otorgamiento y actualización del Certificado Sanitario, el solicitante deberá presentar certificado de salud extendido por medico oficial (nacional, provincial o municipal) del que resulte que no tiene el carácter de agente transmisor de enfermedades infecto contagiosas y que se le han realizado los siguientes estudios: 1) examen clínico completo: 2) radiografía de tórax; 3) estudio serológico para sífilis, brucelosis y tifoidea.
ARTICULO 4: Los Certificado sanitarios tendrán una vigencia de un año y a los fines de la obtención de los mismos se aceptarán los exámenes realizados a los operarios en cumplimiento de las obligaciones impuestas por las Leyes N° 19.587 y su decreto reglamentario N° 351/79 y Ley N° 24.557.
ARTICULO 5: Los Certificados Sanitarios serán numerados en forma independiente a las libretas sanitarias nacionales, y poseerán datos del interesado extraídos del documento de identidad, fotografía carnet 4 x 4, domicilio real y del lugar de trabajo o desempeño de tareas, resultado de las revisiones realizadas, de cumplimiento de vacunación obligatoria y observaciones que se considere oportuno hacer constar, fecha de otorgamiento y de vencimiento y firma de la autoridad sanitaria responsable. En ficha que quedara a resguardo en la dependencia otorgante se reiteraran estos datos para controlar las periódicas renovaciones.
ARTÍCULO 6: Si del resultado de los exámenes realizados surgieran constataciones de carácter patológicos que a pesar de no ser ubicados entre las enfermedades infecto contagiosas, pudieran atentar contra la seguridad del interesado, posibilitaran hacerlo proclive a la adquisición de las mismas, o crearan minusvalías que afectando su capacidad, hicieran riesgoso para terceros el ejercicio de sus tareas, se dejará la correspondiente constancia; se procederá a orientar la iniciación de tratamiento y atenciones en los servicios correspondientes, desarrollando la mayor acción posible en lo informativo y formativo, destinada a expandir la dinámica de la medicina preventiva.
ARTICULO 7: Los empleadores que contraten personal bajo su dependencia, comprendido en los artículos 1º y 2º, deberán exigir de los mismos la tenencia de la Libreta Sanitaria Nacional o del Certificado Sanitario según corresponda, así como su oportuna actualización. En caso de no contar con la misma no estarán autorizados para ingresar ni permanecer en el lugar de trabajo, y la inobservancia de esta norma hará pasible al empleador de sanciones que serán graduadas conforme a las circunstancias especiales de cada caso.
ARTICULO 8: Se modifica el Código de Faltas Municipal, incluyéndose el Articulo……..con la siguiente redacción: “Será sancionado con multa del 5 % del SBTM (Salario básico del trabajador municipal) hasta el 10.000 % del SBTM, por cada documento faltante, el empleador que tenga personal trabajando sin contar con Libreta Sanitaria Nacional Única o Certificado Sanitario, sin perjuicio de que será impedida la continuación del mismo en tales condiciones. Igual sanción corresponderá a la persona física que ejerza tareas por cuenta propia y este obligado a contar con cualesquiera de estos dos documentos sanitarios.”
ARTÍCULO 9: Las tasas para la obtención de la Libreta Sanitaria Nacional Única y para el Certificado Sanitario serán las que fije anualmente la Ordenanza Impositiva correspondiente.
ARTICULO 10: Derogase toda otra disposición que se oponga a la presente.
ARTICULO 11: Comuníquese al Departamento ejecutivo a sus efectos, dese al Libro de Actas y cumplimentado, ARCHIVESE.

Home . Principios . Acerca del fraude . Seguridad documental . Como identificar y proteger los productos . Municipios . Contactenos